El eccema no es lo mismo que el pie de atleta, aunque ambas afecciones de la piel tienen síntomas similares. Estas similitudes pueden plantear problemas si comienza a desarrollar piel seca, grietas rojas o picazón y ardor en los pies. ¿Busca la crema para el eccema o aplica un producto antifúngico?

¿Qué es el pie de atleta?

El pie de atleta es una infección micótica que generalmente aparece en los pies como una erupción roja, con picazón y escamosa. Esta condición de la piel es contagiosa y generalmente se transmite en lugares húmedos, cálidos y comunales como duchas de gimnasio o vestuarios, lo que le da su nombre coloquial.

Desafortunadamente, los síntomas empeoran cuando los pies se colocan en espacios cálidos o cerrados como calcetines o zapatos.

¿Qué es el eczema?

El eccema es una afección inflamatoria de la piel que aparece como picazón, sequedad, hinchazón y enrojecimiento de la piel. Cuando ha estado allí por un tiempo, también puede aparecer engrosado y más oscuro que la piel circundante. Dependiendo de la edad puede aparecer en párpados, mejillas, cuello, codos, muñecas y rodillas, también puede manifestarse en los pies.

Afortunadamente, el eccema no es peligroso ni contagioso. Si bien aún se desconoce su causa exacta, los médicos saben que los brotes de eccema casi siempre son causados por la piel que entra en contacto con un desencadenante como un producto agresivo para el cuidado de la piel, un material o tela irritante, cambios en el clima o incluso alergias alimentarias.

Cómo detectar la diferencia

Tanto el pie de atleta como el eccema en los pies tienen síntomas muy similares así que la diferencia entre pie de atleta eccema.

Los síntomas del pie de atleta incluyen:

  • Erupción escamosa y roja
  • Piel seca
  • Picazón
  • Ardor o escozor

Los síntomas del eccema incluyen:

  • Piel seca
  • Piel escamosa que puede agrietarse o sangrar
  • Picazón, ardor o escozor

Entonces, ¿cómo puedes notar la diferencia? A diferencia del pie de atleta, que se encuentra en la parte inferior de los pies y entre los dedos de los pies, el eccema se encuentra típicamente en la parte superior de los pies o los tobillos.

Sin embargo, como ambas condiciones tienen características superpuestas, es probable que deba visitar a su médico. Su médico podrá diagnosticar adecuadamente la condición de su pie e instruirle sobre el tratamiento adecuado.

Cómo tratar el pie de atleta

Los casos leves se tratan mejor con una crema antimicótica de venta libre. Rocíe o aplique la crema después de tomar una ducha y secar los pies con una toalla, luego póngase los calcetines para mantener el medicamento en la piel. Asegúrese de limpiar su ducha o bañera después de cada uso, para que no se vuelva a infectar.

Su médico puede recetarle un antimicótico más fuerte si tiene un caso más grave.

Cómo calmar el eccema

Las mejores maneras de calmar el eccema en los pies son evitar los desencadenantes y realizar un cuidado adecuado de la piel.

Los desencadenantes comunes incluyen telas ásperas o con picazón, calor o frío extremos, ropa restrictiva, alergias y productos para el cuidado de la piel agresivos e irritantes. Haga todo lo posible para identificar y evitar sus desencadenantes con el fin de prevenir los brotes.

El cuidado adecuado de la piel para el eccema ayuda a calmar la erupción, reparar la barrera natural de la piel para combatir los irritantes y prevenir futuros brotes. Limpie suavemente el área irritada todos los días con un champú diario de eccema y gel de baño como Happy Cappy Daily Shampoo y Body Wash. Hipoalergénico y sin fragancia, Happy Cappy Daily Shampoo and Body Wash es recomendado por dermatólogos para pieles sensibles propensas al eccema. Después de la limpieza, aplique una crema natural para el eccema como Happy Cappy Moisturizing Cream para ayudar a retener la humedad y proteger la piel de los irritantes.