Los alimentos que comemos y su efecto en la salud del cuero cabelludo

Hay un dicho: “eres lo que comes”. Este dicho ha sido destilado del francés al alemán y al inglés, y ha tenido numerosos significados a través de los siglos, pero tomado al pie de la letra, lo que pones en tu cuerpo puede determinar nuestra salud y bienestar [1]. Recientemente, un estudio que se describirá en este artículo pudo cuantificar este concepto y vincularlo a una afección cutánea muy común que afecta a muchas áreas del cuerpo: la dermatitis seborreica.

Al pensar en el cuero cabelludo y la salud, debemos comenzar por definir dos de las afecciones más comunes que pueden salir mal con su cuero cabelludo. La dolencia más común es la caspa por eso es importante que de cierta edad tener un cuidado en el cuero cabelludo. La caspa es la condición escamosa y con picazón que proviene del exceso de desprendimiento de las células de la Salud del cuero cabelludo. Un estado más irritado con más escamas, escamas y enrojecimiento es la dermatitis seborreica. Mientras que la caspa se limita al cuero cabelludo, la dermatitis seborreica afecta el cuero cabelludo, las cejas, detrás de las orejas, en los pliegues entre las mejillas y la nariz, y en los pliegues de las axilas y la ingle. Esta condición frustrante del cuero cabelludo, comúnmente conocida como el de la  “costra láctea” cuando está presente en los bebés, se trata mejor aplicando un champú medicinal para bebés para la costra láctea y la dermatitis seborreica.

¿Qué pasa con las personas de todas las edades?

Las personas de todas las edades, literalmente desde la infancia (todos escucharon hablar de “costra láctea”) hasta la mediana edad y los ancianos, y ambos sexos se ven afectados por ambas condiciones. Hasta hace poco, los factores más comúnmente considerados que contribuyen a la caspa y la dermatitis seborreica eran:

-hormonas en la infancia y la pubertad

-hongo parecido a la levadura (especies Malassezia) que vive en el cuero cabelludo de casi todo el mundo,

-enfermedades de inmunodeficiencia (VIH por ejemplo)

-afecciones neurológicas como la enfermedad de Parkinson.

-¿víveres?…

Siempre les digo a los pacientes, en general, que para tener tu cuero cabelludo sano deben de comer comidas bien balanceadas. Ya que por lo tanto un plato saludable de alimentos incluye frutas y verduras frescas, así como proteínas y granos. Comer bien hace grandes cosas para todos los órganos de su cuerpo; recuerde que la piel también es un órgano. Recientemente, un grupo de autores (Sanders et al.) pudieron cuantificar los efectos de una dieta saludable y sus efectos en el cuero cabelludo.

Estos autores, procedentes de los Países Bajos y el Reino Unido, publicaron recientemente un interesante artículo en The Journal of Investigative Dermatology que analizó la dieta y su relación con la dermatitis seborreica de todos los derechos reservados  [2].

Para llevar a cabo este estudio, analizaron algo llamado The Rotterdam Study, un estudio que analizó a personas en los Países Bajos en tiempo real durante casi 2 décadas para observar los factores que pueden ser determinantes de la enfermedad [3]. El estudio de Rotterdam en sí reclutó a más de 15,000 sujetos, pero para este estudio los autores analizaron a 4,379 de estos sujetos y 636 (14.5%) de ellos tenían dermatitis seborreica.

Lo que encontraron fue que aquellos sujetos con alta ingesta de fruta tenían un riesgo 25% menor de tener dermatitis seborreica y aquellos que tenían una dieta rica en grasas “occidental” tenían un riesgo 47% mayor de contraer dermatitis seborreica [2].

¿Cómo cuidar el cuero cabelludo?

La limpieza es lo principal. Aunque no te des cuenta, lavar correctamente el cuero cabelludo evitará que se acumule suciedad e impurezas que van tapando los poros y no permiten que los folículos pilosos se nutran. Esto “asfixia” a la piel y al cabello, haciéndolo más quebradizo y débil.
Estos son los que dan vida al pelo, manteniéndolo sedoso y brilloso, además de que alimentan los folículos pilosos, estimulando el crecimiento del cabello del como se cuidaría . Podes conseguir este nutriente en pescados, como el salmón, el atún y la sardina.
Las 6 reglas básicas.

  1. Masajea con la yema de los dedos.
  2. Límpialo y protégelo como se merece.
  3. El champú es clave.
  4. Evita el exceso de producto.
  5. Aplica productos naturales.
  6. La nutricosmética también ayuda

¡¡Fascinante!!

Referencias:

  1. “Eres lo que comes”. El buscador de frases. https://www.phrases.org.uk/meanings/you-are-what-you-eat.html Consultado el 2 de abril de 2020
  2. Sanders, MGH, et. al. Asociación entre la dieta y la dermatitis seborreica: un estudio transversal. J Invest Dermatol. 2019 Enero;139(1):108-114. doi: 10.1016/j.jid.2018.07.027. Epub 2018 Agosto 18.
  3. “El estudio de Rotterdam”. Centro Médico Universitario de Rotterdam. http://www.erasmus-epidemiology.nl/research/ergo.htm . Consultado el 2 de abril de 2020.
Follow Me
Dr. Eddie Valenzuela is an award winning pediatrician and the founder and CEO of Pediatric Solutions, LLC.

More about Dr. Eddie.
Follow Me