Home  »  Uncategorized  »  Eczema en los Adultos: Una Mirada a la Dermatitis Atópica

Eczema en los Adultos: Una Mirada a la Dermatitis Atópica

A Closer Look At Sudden Eczema In Adults

Una mañana te levantas dispuesto a afrontar el día. Pero entonces descubres que un huésped no invitado ha acampado en tu piel. Te quedas rascándote la cabeza (y la zona afectada). No es acné, pero ¿qué desconcertante afección cutánea ha decidido bendecir tu edad adulta? Es un eccema repentino.

Este blog le guiará a través del misterioso mundo del eccema del adulto. Y llegar al fondo de sus síntomas y causas, así como estrategias de gestión.

¿Es posible el eccema súbito en adultos?

Si se pregunta si un eccema repentino puede afectar a los adultos, la respuesta es “sí”. Entonces la respuesta sería “Sí”, aunque el eccema suele considerarse una afección cutánea que se experimenta en la infancia. El eccema puede reaparecer o desarrollarse por primera vez en la edad adulta. Cuando una persona mayor de 18 años experimenta eczema, se clasifica como eczema de inicio en la edad adulta. Es posible que una persona sin antecedentes de eczema en la infancia lo padezca en la edad adulta.

El eczema de inicio en la edad adulta puede presentarse de forma diferente al eczema infantil o científicamente conocido como Dermatitis Atópica. Puede aparecer en cualquier parte del cuerpo, pero es más frecuente en ojos, pies, manos, cara, cara externa e interna de codos y rodillas. Y se caracteriza típicamente por una piel roja, con picor, inflamada y seca.

El eccema puede ser más difícil para los adultos porque no sólo afecta a su piel, sino a todos los aspectos de la vida cotidiana. Especialmente el factor picor del eccema puede ser irritante, afectar al sueño, la concentración y el estado de ánimo, e incidir significativamente en las relaciones personales.

¿Qué es el eccema?

La dermatitis atópica o más comúnmente conocida como eczema, es una afección inflamatoria de la piel. Que desarrolla erupciones rojas, inflamadas, secas y con picor en la piel. Es una afección en la que la barrera cutánea no funciona correctamente. Aparecen grietas en la capa superior de la piel, lo que provoca su deshidratación e inflamación. Esto hace que la piel sea más propensa al eccema.

Algunos síntomas comunes del eczema son:

  • Piel seca
  • Inflamación de la piel
  • Piel enrojecida e irritada en tonos de piel claros, y en tonos de piel más oscuros, puede parecer más oscura de lo habitual o morada.
  • Picazón intensa
  • Parches ásperos en la piel conocidos como liquenificación.
  • Las zonas afectadas pueden inflamarse
  • En casos graves, la piel puede supurar

La aparición de los síntomas y su gravedad dependen de la afección. El eczema suele confundirse con otras afecciones cutáneas como la dermatitis seborreica, la psoriasis, la dermatitis de contacto y las tiñas.

En los adultos, el picor suele intensificarse por la noche, lo que dificulta el sueño. La piel se vuelve más sensible durante el eccema, lo que la hace propensa a las infecciones. Para aliviar el enrojecimiento, la inflamación y el picor asociados al eczema, hay que seguir un diagnóstico a tiempo y un plan de tratamiento adecuado.

¿Cuáles son las causas del eccema súbito en adultos?

A medida que envejecemos, la barrera cutánea pierde eficacia para retener la humedad y autorrepararse, lo que contribuye a la aparición de eccemas. Aún se desconoce la causa exacta del eccema. Pero suele asociarse a una disfunción de la barrera cutánea. Varios factores contribuyen a los síntomas de la dermatitis atópica, como:

  • Genética:

Es más probable que el eccema afecte a quienes tienen antecedentes familiares de alergias, asma o eccema.

  • Alérgenos:

Aunque es menos frecuente, los brotes de eczema pueden desencadenarse por ser alérgico a sustancias específicas. Puede tratarse de alimentos, ropa, temperatura o polen.

  • Estrés y preocupación:

El estrés emocional y otros factores psicológicos pueden contribuir a la aparición y empeoramiento de los síntomas del eccema. El estrés puede exacerbar los brotes al debilitar el sistema inmunitario y alterar la función de barrera de la piel.

La disfunción de la barrera cutánea puede provocar una reducción de la proteína “filagrina” en la piel, lo que se traduce en una mayor sensibilidad a los irritantes y alérgenos, y un aumento de la inflamación. Esto puede contribuir al desarrollo o empeoramiento del eczema.

Tratamiento del eccema crónico en adultos

No existe una cura permanente para el eccema, pero puede controlarse eficazmente con una rutina de cuidado de la piel adecuada. Las personas con dermatitis atópica deben evitar los productos para la piel con ingredientes detergentes agresivos. Pueden empeorar su afección y desencadenar otras cosas.

Para reducir los síntomas del eccema, debes crear una rutina de cuidado de la piel que ayude a construir la barrera de hidratación y a proteger la piel de los irritantes, ya que la piel propensa al eccema tiene una barrera de hidratación debilitada. El primer paso consiste en utilizar a diario un champú suave para eccemas y un gel de baño para limpiar el cuerpo. Productos como Happy Cappy Daily Shampoo and Body Wash son limpiadores sin jabón, hipoalergénicos y con un pH bajo.

Tras el baño, el siguiente paso es secar la piel con palmaditas, asegurándose de no frotarla nunca. Ya que daña aún más la barrera cutánea y empeora el eccema. Es esencial mantener la piel hidratada. Se aconseja utilizar una crema hidratante al menos dos veces al día. El mejor momento para utilizar una crema para el eccema es después del baño.

Si la afección es grave, lo mejor es consultar a un médico, que puede recetar corticoesteroides tópicos, antihistamínicos o una terapia de envolturas húmedas para calmar la piel durante los brotes.

Vivir con eccema puede ser un reto, pero es factible controlarlo mediante un plan de tratamiento adecuado y cambios en el estilo de vida.

Vivir con eczema contagioso de adulto

Vivir con eccema de adulto puede plantear varios retos. Si lo tuvieras de bebé, no tendrías que preocuparte por cómo disimularlo ni por lo que pensará la gente de ti. Pero de adulto, tendrás varios pensamientos que pueden afectar significativamente a tu vida.

El picor, la inflamación y la sequedad son síntomas comunes del eccema que provocan un malestar físico importante. Necesidad de rascar y rascarse todo el tiempo puede interferir en las tareas cotidianas y afectar al sueño. Te hace estar cansado y ser menos productivo.

El eccema afecta a la persona no sólo físicamente, sino también mental y emocionalmente. Los parches visibles de eczema pueden causar timidez, humillación y una disminución de la autoestima. Los adultos con eczema pueden experimentar aislamiento social, ansiedad y depresión debido a esta afección. Esto también puede afectar a sus relaciones personales.

El eccema puede tener un impacto significativo en tus actividades sociales, tu vida profesional y tu rutina diaria. Pero no se preocupe. Puedes controlar fácilmente el eccema manteniendo una rutina de cuidado de la piel que incluya el uso de champús y jabones corporales suaves y cremas hidratantes calmantes. Si tu afección es grave, los medicamentos pueden minimizar los síntomas.

Estrés y eczema

La respuesta de lucha o huida es una respuesta fisiológica que se produce cuando estamos sometidos a estrés. Aunque en la antigüedad se utilizaba como estrategia de supervivencia, en la actualidad la misma respuesta se activa por el estrés cotidiano, como el laboral. Durante esta respuesta se liberan hormonas del estrés como el cortisol. Si se experimenta estrés con regularidad o durante periodos prolongados, el cortisol suprime el sistema inmunitario y aumenta la inflamación. Lo que puede causar o empeorar el eccema en adultos.

La gente suele suponer que el estrés siempre acompaña a quien lleva una vida agitada. Sin embargo, muchas personas con eccema pueden limitar sus actividades porque no quieren ser vistas en público debido a su afección cutánea. Quedarse en casa y sentirse mal consigo mismo puede ser muy estresante. Esto puede agravar aún más el eccema.

Puedes reducir los efectos del estrés sobre el eccema y favorecer una piel sana adoptando prácticas de control del estrés como el yoga, la meditación, el ejercicio regular y dedicándote a las cosas que te gustan.

Recuerde que, aunque el control del estrés ayuda a reducir la intensidad de los brotes de eccema, no es la única solución. Seguir un plan de tratamiento y una rutina de cuidado de la piel adecuados es esencial para controlar el eczema.

Es importante un diagnóstico preciso

Un diagnóstico preciso del eczema es esencial. Otros tipos de eczema, como la dermatitis de contacto, la neurodermatitis y el eczema numular, presentan síntomas similares. Pero cada tipo de eczema puede requerir un tratamiento diferente. Un diagnóstico preciso le ayudará a conseguir el mejor plan de tratamiento y a identificar los factores desencadenantes que podrían empeorar su afección.

Es difícil diagnosticar un eczema con exactitud, por lo que se recomienda consultar a un profesional sanitario. Para identificar su afección cutánea, el profesional sanitario puede preguntarle lo siguiente:

  • Antecedentes familiares de alergias, asma y eczema.
  • Historial médico personal.
  • Estrés reciente.

Realizarán una exploración física; si es necesario, pueden solicitar un raspado cutáneo o una biopsia de piel. Para distinguir el eczema de otras afecciones cutáneas. Un diagnóstico completo puede ayudarle a controlar el eccema y mejorar su calidad de vida.

Conclusión

En conclusión, el eccema en adultos puede ser una afección cutánea difícil que puede aparecer inesperadamente en la edad adulta. Suele caracterizarse por una piel enrojecida, inflamada, seca y con picor, que puede afectar significativamente a la vida diaria, el sueño, el estado de ánimo y las relaciones personales de un adulto.

Aunque la causa exacta del eccema no se conoce del todo, se asocia a la disfunción de la barrera cutánea, el estrés, los alérgenos y la genética. Vivir con eczema en la edad adulta supone malestar físico, timidez y el estrés puede empeorar sus síntomas.

Para tratar eficazmente el eczema, debe seguirse una rutina adecuada de cuidado de la piel. En casos graves, puede ser necesario un tratamiento médico.

Lo mejor es utilizar productos suaves, probados por pediatras y clínicamente, que reduzcan el enrojecimiento, la descamación, el picor y la irritación asociados al eccema. Happy Cappy 3 Step Skincare Routine Bundle to Manage Eczema, es una gran opción ya que cumple con las recomendaciones de los dermatólogos pediátricos para pieles secas, con picor, irritadas y propensas al eczema.

 

Follow Me
Dr. Eddie Valenzuela is an award winning pediatrician and the founder and CEO of Pediatric Solutions, LLC.

More about Dr. Eddie.
Follow Me
Latest posts by Dr. Eddie Valenzuela (see all)
email

Obtén consejos, noticias
y ofertas exclusivas

Newsletter

0
Your Cart
Check Blazer

Spend $25
Get Free Gift